Efectos de la tarde                    

 que me hablan de San Pedro,

 parroquia de Artajona

 a la sombra del Cerco.                        

 Estos atardeceres

 del otoño callado

 siempre dicen y dicen

 palabras de nostalgia,

 añoranza de tiempos

 que danzan tradiciones

 cerca del corazón.