Viernes, 4 oct. 2002 Núm. 2277

  DIARIO DE NOTICIAS

 

http://www.pamiela.org/JURIO/JURIOliburuak/jur_026.html

 

LUTO EN LA CULTURA VASCA-PESAR EN ARTAJONA
"José María Jimeno Jurío nos enseñó el sentimiento, el orgullo de ser artajonés"
Trizteza en su localidad natal por la muerte del historiador navarro

J.M. OCHOA DE OLZA - Artajona

El fallecimiento del historiador José María Jimeno Jurío ha causado un gran pesar en su localidad natal, Artajona, donde era muy conocido y querido. El propio alcalde de la localidad, Jesús Zabalegui, afirmó que aunque era una noticia triste tampoco resultaba una sorpresa ya que de todos era conocida la gravedad de su estado. "En los últimos dos años no lo había visto, ya que su estado de salud no le permitía viajar mucho".

Al igual que muchos de los artajoneses recalcó que era una persona muy respetada y querida por sus vecinos, tanto por su propia manera de ser "era una persona maravillosa" como lo definió Miguel Iriarte, otro estudioso de la historia de Artajona que además compartía con Jimeno Jurío la categoría de socio de honor de la Asociación de Amigos de Artajona: el Cerco y los Dólmenes, como por los estudios históricos, toponímicos y del patrimonio que durante toda su vida realizó sobre el pueblo. Sobre esto último, Ángel Andueza, presidente en funciones de la Asociación de Amigos de Artajona, afirmó que "todo lo que sé de Artajona lo leí en sus libros y escritos".

Y es esta vida dedicada al estudio, tanto de la historia local como de toda Navarra, la que llevó al Ayuntamiento a rendirle un homenaje durante las pasadas fiestas de la Virgen de Jerusalén. La corporación decidió poner el nombre del historiador a una de las calles del pueblo y fueron sus familiares los que recogieron la placa que en un futuro llevará la calle. Casualmente, y según recordaron tanto Miguel Iriarte como el presidente de la Sociedad de Corraliza y Electra Ángel Mari Osa, la Virgen de Jerusalén fue objeto de un estudio por parte de José María Jimeno Jurío que levantó ciertas ampollas. "Desmontó la leyenda de la Virgen, de cómo llegó hasta Artajona". Según la leyenda la llevó un capitán artajonés que participó en la primera cruzada, mientras que el estudio de Jimeno Jurío afirmaba que era una talla francesa de fecha posterior a esa primera conquista de Jerusalén.

Pero polémicas aparte, todos reconocen que su persona deja una importante huella en Artajona, al dar a conocer la historia de su pueblo. "Era un estudioso", "una gran persona, "un maestro", "un erudito" o "una maravillosa persona" son algunas de las frases con las que definen su personalidad. Miguel Iriarte lo conoció de joven, "éramos vecinos" y les unió su afición por la historia en general y por el pasado de Artajona en particular. "Cuando estaba de sacerdote, recuerda, nos juntábamos para estudiar la historia de Artajona. Muchas veces venía con documentos sobre la cultura de Artajona. Difícilmente saldrá otra persona como él" concluye.

El último de los trabajos sobre Artajona que publicó fue Artajona. Toponimia vasca/Artaxona. Euskal toponimia y que realizó para la Sociedad de Corralizas y Electra. Este trabajo recoge las raíces vascas de los nombres de diferentes términos del municipio. Por otro lado había recibido el encargo de hacer la historia de esta sociedad, que se creó en 1865 a raiz de las desamortizaciones de Mendizábal y con la intención de que los comunales no fueran comprados por latifundistas y se privatizaran. Este estudio, según Angel Mari Osa, ha quedado inconcluso, de momento.

Según reflexionó Iriarte, una de las principales consecuencias de su trabajo es el "orgullo de ser artajonés. Algo que yo también he tratado de conseguir". Como curiosidad, y consecuencia de una larga vida dedicada al estudio, según cuenta Ángel Andueza, uno de sus primeros trabajos fue hacer una lista con los artajoneses ilustres, en los que cuenta su biografía. "Y al final, comenta Andueza, él mismo ha acabado en esa lista, en la que se encuentran obispos como Lope de Artajona, o el confesor del rey Carlos II, Carlos Bayona".

José María Jimeno Jurío nunca ocultó su cariño hacia su pueblo y por este motivo, la última conferencia que dió en su vida, en noviembre del 2000, fue aquí. El tema elegido Las iglesias de Artajona y estuvo organizada por la Sociedad de Amigos de Artajona, de la que fue su primer Socio de Honor. Desde que conmenzaron los primeros pasos para la fundación de esta sociedad, Jimeno Jurío apoyó la iniciativa que busca el mantenimiento del patrimonio con el que cuenta el municipio, así como dar a conocer su historia.

LA CRÓNICA
SubirMuere en Pamplona el historiador y etnógrafo José María Jimeno Jurío
Sus restos serán incinerados y los funerales se celebrarán esta tarde en su localidad natal de Artajona

PERFIL
SubirVivir para salvar la memoria , por Alicia Ezker

ENTREVISTA A HISTORIADOR E HIJO DE JIMENO JURIO
SubirRoldán Jimeno Jurío: "Mi padre era un investigador todoterreno; una bellísima persona que sabía respetar"
Roldán Jimeno Aranguren, hijo del historiador José María Jimeno Jurío, regresaba el miércoles a Pamplona después de su jornada laboral en San Sebastián para acompañar a su madre en el cuidado de su padre.

ESKERRONA
SubirAdimentsu eskuzabala , por M. S. Arana

LUTO EN LA CULTURA VASCA-COLABORACIONES
SubirA José María Jimeno Jurío , por Mikel Belasko

LUTO EN LA CULTURA VASCA-COLABORACIONES
SubirVergüenza ajena , por José Luis Mendoza

LUTO EN LA CULTURA VASCA-REACCIONES
SubirUna pérdida irreparable
LAS DISCREPANCIAS ideológicas se aparcaron ayer durante unos instantes para reconocer lo evidente: la muerte de José María Jimeno Jurío supone una pérdida incalculable.

siguiente